SECPAL

Cuidados Paliativos y alimentación sana

Vigila tu consumo de azúcar

Todas las mañanas empiezas con un café o té con una o dos cucharadas de azúcar, una pieza de bollería, cereales o galletas y un zumo de naranja. Seguramente no te habrás dado cuenta, pero ya has ingerido más azúcar de lo que deberías ¡y solo es el desayuno! Incluso si tomas dulces caseros como las recetas de la web http://magdalenascaseras.com, también tienen altas cantidades de azúcar.

Siempre se nos avisa de lo malos que son las grasas saturadas, el sodio y el colesterol, pero nunca del perjuicio del azúcar. Lo peor de todo es que aunque no le añadamos azúcar al café o al yogur, de todas maneras ingerimos grandes cantidades sin darnos cuenta, pues se esconde en grandes cantidades en refrescos, zumos de frutas, dulces y helados. También acecha en casi todos los alimentos procesados, como el pan, carnes, salsas, conservas, y cualquier producto procesado.

Vigila tu consumo de azúcar

La mayoría de las personas ama el azúcar, pues hace que los alimentos estén mucho más ricos y agradables al paladar. Es irresistible. Pero creo que hay tres palabras que pueden describir el azúcar de una manera precisa: tóxico, adictivo y mortal. Por eso es preciso vigilar el consumo de azúcar que ingerimos.

El azúcar es una de las sustancias más dañinas que podemos ingerir, y lo peor de todo es que es muy abundante en nuestra dieta diaria. Aunque quieras comer sano, siempre va a haber algo que tenga azúcar añadido. Esta ingesta desmesurada, puede provocar una adicción desenfrenada, no solo entre adultos sino también en niños.

Pero ¿qué hace realmente el azúcar en nuestro cuerpo? y ¿cuáles son los efectos de comer demasiado azúcar?

Según la Organización Mundial de la Salud, no debemos de consumir más del 5% de las calorías diarias de azúcar. Pero generalmente estamos doblando o triplicando esa cantidad.

El problema es que el cuerpo humano no está hecho para consumir cantidades excesivas de azúcar, especialmente en forma de fructosa (una forma altamente procesada de azúcar, un 20% más dulce que se encuentra en la mayoría de los alimentos procesados). De hecho, nuestro cuerpo metaboliza la fructosa de forma diferente que el azúcar, y la transforma directamente en grasa.

Efectos de consumir demasiada azúcar

  • Sobrecarga y daños en el hígado. Los efectos de demasiada azúcar o fructosa pueden compararse a los efectos del alcohol. Y como ocurre con un consumo regular de alcohol, hay una sobrecarga y posibles daños en el hígado.
  • Afecta a la insulina. La fructosa engaña al metabolismo al desactivar su sistema de control del apetito. No estimular la insulina, que a su vez no suprime la hormona del hambre, que es incapaz de estimular la hormona de la saciedad. Esto hace que comamos más y que desarrollemos resistencia a la insulina.
  • Causa disfunción metabólica. Comer demasiada azúcar provoca el síndrome metabólico. Esto incluye un aumento de peso, obesidad abdominal, disminución del colesterol HDL y LDL, elevación del azúcar en sangre, triglicéridos elevados e hipertensión arterial.
  • Aumenta los niveles de ácido úrico. Un factor de riesgo para las enfermedades del corazón y del riñón.

Este artículo también habla de la relación del azúcar con el colesterol.