SECPAL

Cuidados Paliativos y alimentación sana

Qué alimentación es mejor para los ancianos

Comer es una de las necesidades básicas humanas, y aunque tenemos abundancia de alimentos, nuestra dieta a menudo carece de calidad. Y más aún cuando se llega a la vejez.

Las personas mayores se enfrentan a varios desafíos en el tema de la alimentación, como la pérdida del apetito y la consecuente pérdida de peso y masa muscular; problemas en la masticación o deglución, o una necesidad de eliminar la grasa y el azúcar por ciertas enfermedades crónicas.

Qué alimentación es mejor para los ancianos

¿Cuales son las recomendaciones alimentarias para nuestros mayores? En este artículo nos dan algunas recomendaciones, pero vamos a hablar de ello en profundidad.

Consejos para una buena alimentación en la tercera edad

Aumentar el consumo de verduras y frutas

En general, la fibra, las vitaminas y las enzimas presentes en las verduras frescas, son muy beneficiosas para todos nosotros. Se pueden cocer al vapor las verduras para que queden más suaves si los ancianos tienen problemas al masticar.

Para aquellos que no tienen problemas para masticar, lo ideal que es coman las verduras y frutas crudas, como guarnición, aperitivo o merienda.

La comida, la más importante del día

En la cena, las personas mayores están demasiado cansadas para terminar el plato, o algunas tienen problemas digestivos que pueden interferir con el sueño. Realmente, todos necesitamos más calorías en la comida que en la cena.

Mantenerse hidratados

Es importante beber agua regularmente, ya que todos los procesos corporales necesitan líquido continuamente. Nos podemos mantener hidratados bebiendo agua regularmente, bebiendo infusiones, tomando sopas y caldos, o ingiriendo frutas y verduras, que tienen mucho contenido en agua.

Opta por los cereales integrales y las legumbres

Tanto el pan, como la harina, la pasta o el arroz deben de ser integrales. A algunas personas les desagrada el sabor o la textura al principio, pero pronto te acostumbras y te resulta muy agradable. Ya hablamos aquí de que las legumbres pueden aportarnos muchos beneficios, pero también tenían sus desventajas. Prueba a ver cómo las toleras.

No saltarse comidas

Privarse de una comida generalmente hace que se coma más en la siguiente comida, y pueden producirse bajones de azúcar, e incluso mareos. Si no se tiene hambre, es mejor comer una pequeña porción que saltarse la comida.

Comer pequeñas porciones más frecuentemente

Es mejor comer de 5 a 6 pequeñas comidas al día que dos o tres muy abundantes, ya que esto ayuda a reducir los picos de insulina, alienta a ingerir más calorías para aquellos que han perdido el apetito, y ayuda a las personas que les resulta doloroso comer comidas abundantes, debido a la congestión del pecho o problemas respiratorios.

Evitar el consumo de azúcar

Como vimos aquí, el azúcar no es beneficioso para nadie, y menos para el anciano. Evita añadir azúcar a los platos, y comprar productos precocinados, salsa, bollería, galletas, etc. Si eres goloso, opta por dulces sin azúcar a base de frutas.