SECPAL

Cuidados Paliativos y alimentación sana

Ensaladas, un plato muy recomendable

Siempre relacionamos las ensaladas con dieta. Pero no hace falta estar a dieta para disfrutar de este versátil plato que es más que recomendable. Una ensalada césar con pollo está riquísima, o por ejemplo la ensalada de pasta, le gusta a todo el mundo.

Además, se pueden encontrar en cualquier restaurante, incluso los de comida rápida, se venden los paquetes con la lechuga ya lavada y cortada, y todos los ingredientes para añadir, incluso las tienes para llevar. No hay excusa para no comerlas a diario, sobre todo si conoces todo lo que aportan:

Ensaladas, un plato muy recomendable

Fibra

Las ensaladas tienen fibra, que ayuda a reducir el colesterol y prevenir el estreñimiento. Comer más fibra puede ayudarte a sentirte más llena, a comer menos y, en definitiva, a perder peso.

Vitaminas y minerales

Todos necesitamos comer más frutas y verduras, pues contribuyen a una buena salud general. Y la enfada puede ayudarnos a completar esa cantidad que se nos recomienda. está llena de poderosos antioxidantes (vitamina C y E, ácido fólico, licopeno y alfa y beta-caroteno,) especialmente si la ensalada incluye algunas verduras crudas.

Estos antioxidantes nos ayudan a proteger el cuerpo contra el daño causado por los radicales libres. Y también se ha observado un vínculo entre comer muchas frutas y verduras y tener un menor riesgos de enfermedades, particularmente cáncer.

Ayuda a perder peso

Varios estudios han demostrado que comer un primer plato bajo en calorías, como una ensalada verde, aumenta la saciedad (sensación de plenitud) y reduce el número total de calorías consumidas durante la comida.

Al llenarte con la ensalada, luego no tendrás hambre para terminarte todo el plato, y esto se traduce en una reducción de alrededor de 100 calorías totales. Esto, sin duda, te ayudará a bajar de peso.

Grasas buenas

Todas las grasas no son malas. Es más, es recomendable tomar una cierta cantidad de grasas buenas, como las grasas monoinsaturadas presentes en el aceite de oliva, el aguacate y las nueces. Estas grasas parece que ayudan al cuerpo a absorber fitoquímicos protectores, como el licopeno de los tomates y la luteína de los vegetales verdes oscuros.

Según un reciente estudio en el que se midió la cantidad de fitoquímicos que fueron absorbidos por el cuerpo después de la ingesta de una ensalada compuesta por lechuga, zanahoria y espinacas, se comprobó que los que comían la ensalada con aguacate absorbían 8 veces más alfacarotenos y 13 veces más betacarotenos (que es una ayuda contra el cáncer y las enfermedades del corazón) que el grupo que comía la ensalada sin aguacate.

Y si le añades un buen chorro de aceite de oliva y nueces, podrás notar los beneficios mucho más.