SECPAL

Cuidados Paliativos y alimentación sana

Cambia tu dieta para vivir más

Nuestros hábitos alimenticios afectan en gran medida a nuestra salud, aunque parece que muchos no son conscientes de ello. Tenemos un cuerpo que tiene que durar aproximadamente 80 años y si lo alimentamos con comida rápida, postres llenos de calorías, bebidas azucaradas o grasas perjudiciales, no va a llegar en muy buenas condiciones.

Sin hablar de la obesidad que cada vez más padecen tanto adultos como niños. Es fundamental cambiar la forma que tenemos de comer, y no resulta tan difícil hacerlo.

Cambia tu dieta para vivir más

Para empezar, hay que reemplazar ciertos alimentos por opciones más saludables. La mayor parte de nuestras calorías proceden de alimentos ricos en grasa y azúcar. Los dulces junto con las masas están repletos de los dos.

Los fritos, los refrescos y las bebidas energéticas tampoco ayudan. También tenemos que hablar de la pizza, las hamburguesas, las salsas y las carnes rojas.

Comer menos

Las grasas sólidas y los azúcares agregados suman cerca de 800 calorías a nuestra dieta diaria. Esto es casi la mitad de las calorías que debe ingerir al día una mujer.

También hay que limitar el sodio, las grasas trans, hidrogenadas o saturadas, y las harinas refinadas como el pan blanco.

Comer más

Sustituye las carnes grasas por un pescado como el bacalao, mariscos o carnes magras. Hay que tomar, por lo menos, 225 gr de pescado a la semana.

Sustituye las grasas sólidas como la mantequilla o la margarina por aceite de oliva o girasol, mucho más beneficiosos.

Sustituye las harinas refinadas y los cereales por granos enteros o integrales.

Come más frutas y verduras, legumbres y huevos. Los lácteos que sean desnatados.

Un cambio de imagen

La pizza procesada que compramos en el supermercado tiene un montón de calorías, azúcares, sodio, cereales refinados y grasas. Pero también puede ser muy saludable si la haces tu mismo en casa, y la llenas de un montón de verduras, quesos bajos en grasa y haces la masa fina con harina integral.

La hamburguesa es otro de los platos rápidos que más calorías tienen. Pero se puede hacer una versión mucho más saludable utilizando un pan integral, hamburguesa vegetal, lechuga, tomate, queso bajo en grasa y una salsa casera.

El correcto tamaño de la porción

De pequeños, siempre nos obligaban a terminar todo lo que había en el plato. El problema es que los platos se han agrandado, y la cantidad de comida que ponemos en ellos es una barbaridad. Si te comes todo lo que hay en el plato, probablemente estés comiendo en exceso.

Una forma de comer menos cantidad es reduciendo el tamaño de las porciones. Utiliza un plato más pequeño para que se llene el ojo. Lee las etiquetas de los alimentos y menús de los restaurantes y pues están llenos de calorías ocultas.